Skip to content
Blog de los Suministros Industriales

Cómo hacer el mantenimiento de tu aire acondicionado

Ya tenemos el verano a la vuelta de la esquina y con su llegada se nos plantea la necesidad de poner en funcionamiento del “aire acondicionado”¿Estará listo para funcionar correctamente cuando nos apriete el calor?  ¿Hemos “revisado” y “preparado” la máquina en cuestión?

Al instalar un aparato de aire acondicionado debemos tener en cuenta que durante su vida útil es mas que recomendable realizar un mantenimiento preventivo del mismo.

La finalidad del mantenimiento preventivo no es otra que garantizar el buen funcionamiento del equipo, mejorar su rendimiento y evitar la posible aparición de averías.

El Reglamento de las Instalaciones Térmicas de los Edificios, RITE, en su Instrucción Técnica IT.3 Mantenimiento y Uso indica unas operaciones y periodicidades mínimas en función del uso del edificio, el tipo de aparatos y la potencia nominal.

Mantenimiento del aire acondicionado

El plan de mantenimiento que propone el RITE es un “plan de mínimos” y según el uso de la instalación, normalmente suele ser insuficiente para garantizar el buen funcionamiento y rendimiento de las máquinas.

Un aparato descuidado es un aparato que no funcionará bien, que rendirá y durará menos por que un buen mantenimiento alarga de manera notable la vida útil. Y desde el punto de vista de nuestra salud, no limpiar filtros, baterías y bandejas de condensados, puede representar un auténtico riesgo.

Es muy recomendable la realización de un mantenimiento, como mínimo, en los cambios de temporada inverno/verano y viceversa, siendo las labores más reseñables las que enumeramos a continuación:

Limpieza del filtro de la unidad interior

Para mantener la batería de intercambio limpia y mejorar la calidad del aire, la unidad interior del equipo cuenta con un filtro. Según el estado en que se encuentre es conveniente limpiar o sustituir este filtro sobre todo para evitar que en él aniden hongos y bacterias.

Mantenimiento del aire acondicionado

Resulta difícil dar una periodicidad para esta operación ya que depende del uso que se le dé al equipo, pero simplemente con sacarlo y echarle un vistazo se puede saber si está obstruido o no. Si no se realiza esta operación perderemos potencia térmica, aumentará el consumo del equipo y seguramente se acabará bloqueando, incluso podríamos llegar a dañar el ventilador o el compresor.

Limpieza general de la unidad interior

Para evitar la proliferación de bacterias y mantener la estética del equipo, es conveniente realizar una limpieza superficial de la unidad interior, usando los productos adecuados (no abrasivos). Se puede utilizar para este fin una disolución de agua con un 10% de lejía y un rociador con un trapo sintético.

Mantenimiento de la unidad exterior

La unidad exterior contiene el compresor que es el elemento más importante desde el punto de vista técnico y más valioso desde el punto de vista económico. Las unidades exteriores se colocan casi siempre a la intemperie, por lo que es conveniente revisar y limpiar las baterías de forma regular para que no se produzca acumulación de suciedad y garantizar que ningún agente externo esté obstruyendo el paso del aire.

Comprobación de la carga de gas refrigerante

La comprobación de la carga de gas requiere de los servicios de un profesional. Es frecuente que los equipos de aire acondicionado pierdan gas refrigerante y que duda cabe que esta circunstancia incide negativamente en el funcionamiento.

El síntoma típico, en verano, es el bloqueo por baja presión y en invierno la formación de hielo en la unidad exterior. Si esto se produce, cargar gas sin más no es una solución, solo un parche temporal. Es necesario buscar la fuga y repararla.

Comprobación de rendimiento

Hoy mas que nunca es necesario obtener un buen rendimiento del equipo y no “tirar por la ventana” la inversión realizada. Es muy importante comprobar que los consumos eléctricos de la unidad, en los distintos modos de funcionamiento, se encuentran dentro de los parámetros considerados como aceptables por el fabricante.

Mantenimiento del aire acondicionado

Si no fuera así, es un síntoma inequívoco de que algo no funciona bien y debemos investigar hasta dar con la solución.

Para finalizar debemos ser conscientes de que las revisiones periódicas nos servirán para ahorrarnos, también, malos olores, vibraciones molestas o que se incremente el nivel sonoro de nuestro aire acondicionado.

Nadie duda, cuando compra un coche, de la necesidad de seguir a “pies juntillas” el plan de mantenimiento que nos sugiere la compañía vendedora y de los riesgos que conlleva no hacerlo así. Lamentablemente no tenemos la misma percepción con las instalaciones de aire acondicionado pero deberíamos empezar a cambiar nuestra forma de pensar al respecto fundamentalmente por el consumo energético y por nuestra salud.

 

Pablo Nalda Gimeno

Director Técnico

Servicios Térmicos Eimer

Deja un comentario